NOSOTROS



reseña historica

A LOS 90 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DEL COLEGIO “DE LA SALLE” EN LA PAZ

El 7 de enero de 1923 se inicia el año escolar con 198 alumnos, repartidos en seis cursos y cinco Hermanos, en el antiguo local del Hospital de Mujeres de San Juan de Dios, ubicado en las calles Loayza, Mercado y Bueno. La inauguración oficial se realiza el 28 de enero del mismo año, con la presencia del Presidente de la República, Dr. Bautista Saavedra. El director es el Hno. Dionisio Picault, quien llegó a nuestro país en 1919.

El pedido oficial para que los Hermanos de las Escuelas Cristianas asuman la fundación en Bolivia fue hecho por el entonces embajador de Bolivia en Francia, el Dr. Heliodoro Villazón, en 1884, en entrevista con el Hno. Superior General. La pieza clave para la fundación en La Paz fue Mons. Calixto Clavijo.

La primera promoción de 1929 tuvo 17 bachilleres, hoy los bachilleres de la mañana suman algo menos que cinco mil y los de la tarde unos tres mil. Durante los años de la guerra del Chaco, muchos jóvenes bachilleres honran su compromiso con la Patria con su honor y su vida, como testigo de ello tenemos hoy día una placa de mármol al ingreso del colegio. Testigo de toda la historia del Colegio es la revista Excelsior, que desde su primer número en 1929 viene publicándose hasta la fecha.

El colegio cambia de apariencia gracias a la habilidad poco común del ingeniero y arquitecto del Hno. Armel Edmond, quien viene en 1938 para hacerse cargo de la tarea. Las tres fases del edificio nuevo de la calle Loayza Mercado se concluyen en 1942, dando una nueva fisonomía a la cuesta de la calle Loayza 380. En 1958 se crea el colegio secundario nocturno, que es gratuito, el cual sigue hasta 1973; quedando reemplazado por el colegio fiscal del Turno de la Tarde con el nivel Secundario.

Entre 1981 y 1983 se construye el actual colegio en la zona de La Florida, gracias a la venta del local de la Loayza a la UMSA. La construcción fue hecha por la Empresa Constructora Tauro, después de 25 años, es un modelo de obra educativa; al integrar su amplia infraestructura con la naturaleza, el medio ambiente, con espacios privilegiados de áreas verdes y su complejo deportivo para el beneficio, además de estudiantes, de sus familias, los exalumnos y otros. Con el nuevo colegio también se da espacio a la educación mixta, cuya primera promoción fue en 1994.

El año 2013 recordamos los 90 años de la fundación del Colegio, para marcar este acontecimiento tuvimos los días 20-22 de junio un encuentro nacional deportivo de todos los colegios La Salle y la delegación del Cusco, un total de 16 delegaciones. El mes de octubre los alumnos de secundaria llevaron a cabo el modelo de la ONU Bolmun-Paz, con delegaciones de 20 colegios y 3 del Perú.

Actualmente el personal docente, administrativo y de servicio lo componen 78 personas, dando educación humana y cristiana a 1269 estudiantes en la mañana, repartidos en 30 cursos. En la tarde, en el colegio de convenio se tiene 22 docentes con 348 alumnos.

Directores del Colegio La Salle de La Paz 1923 - 2017

DIRECTOR GESTIÓN
Hno. Dionisio Donatien 1919 – 1925
Hno. Alejandro Brunet 1925 – 1927
Hno. Landolf Eusebio 1928 – 1929
Hno. Casimir Joseph 1930 – 1931
Hno. Bertaud Víctor 1931 – 1933
Hno. Armand Paulin 1934
Hno. Lange Justin 1935 – 1939
Hno. Armel Edmond 1939 – 1940
Hno. Aubert Francois 1941 – 1943
Hno. Héctor Albert 1944 – 1949
Hno. Geraldo Pérez 1950
Hno. Ireneo – Ignacio Lomas 1950 – 1957
Hno. José Carrillo 1957 – 1962
Hno. Norberto Niubó 1962 – 1963
Hno. José Carrillo 1963
Hno. David del Campo 1964 – 1966
Hno. Jaime Calderón 1966 – 1968
Hno. David del Campo 1969 – 1974
Hno. Julio Cortabitarte 1975 – 1977
Hno. Antonio Boza 1978 – 1979
Hno. César Febres 1979 – 1981
Hno. Evaristo Etcheverry 1981 – 1984
Hno. Julio Cortabitarte 1985 – 1987
Hno. Estaban Bajo 1987 – 1992)
Hno. José Antonio Diez de Medina 1992 - 2017

misión, visión y política de calidad

El Colegio La Salle de la ciudad de La Paz  se compromete con el proceso de la mejora continua y de la eficacia del sistema de gestión de la calidad.

MISIÓN

Somos una unidad educativa lasallista, que promueve la formación académica y la humana-cristiana de calidad; fortaleciendo valores y actitudes en los estudiantes para que contribuyan al desarrollo sostenible nacional a través de su proyecto de vida, consolidado con ética y justicia social.

VISIÓN

El año 2019 seremos una unidad educativa, líder en la formación académica, humana y cristiana de calidad, desde los principios lasallistas; atentos a las necesidades educativas de nuestros estudiantes y sus familias, brindando a la sociedad bachilleres con formación ética e integral (saber aprender, saber hacer, saber ser y saber decidir).

proyecto educativo lasallista

  1. JUSTIFICACIÓN
  2. El presente Proyecto es el producto del consenso logrado entre todos los estamentos de la Comunidad Educativa  con miras a darle al proceso educativo mayor dinamismo otorgándole al mismo tiempo mejor operatividad de sus fines, objetivos, métodos y la apropiada instrumentalización del proceso de evaluación en el  marco de calidad y excelencia tanto a nivel humano-cristiano como académico.

    El estatus jurídico de los centros educativos de La Salle en Bolivia se fundamenta en el Derecho Natural que tiene toda persona a la educación, expresamente proclamado:

    • Por la Declaración Universal de los Derechos Humanos: "Toda persona tiene derecho a la educación". "Los padres tendrán derecho preferentemente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos".
    • Por el Concilio Ecuménico Vaticano II: "Todos los hombres de cualquier raza, condición y edad, puesto que están dotados de la dignidad de la persona, tienen derecho inalienable a una educación que responda al propio fin, al propio carácter, al propio sexo, y que sea conforme a la cultura y a las tradiciones patrias, y que al mismo tiempo esté abierta a las relaciones fraternas con otros pueblos a fin de fomentar en la tierra la verdadera unidad y paz".
    • Por la Ley Avelino Siñani y Elizardo Pérez: “Toda persona tiene derecho a recibir educación en todos los niveles de manera universal, productiva, gratuita, integral e intercultural sin discriminación”.
    • El Papa Juan Pablo II, nos dice: "La escuela católica no es un hecho marginal o secundario... Tampoco se le puede atribuir únicamente una función de mera suplencia de la escuela estatal".

    La obra educativa lasallista, como institución educativa confesional católica ofrece sus servicios, sin discriminación alguna,  a los niños-niñas, adolescentes, jóvenes y adultos bolivianos dentro de una concepción humanista y cristiana, caracterizada por la calidad y excelencia académica que responda a las necesidades fundamentales del estudiante desde la óptica de la ´persona´ como elemento transformador de la sociedad en establecimientos de educación formal, especial y alternativa...

    Por tanto, presentamos ante la sociedad boliviana el PROYECTO EDUCATIVO LASALLISTA que contempla los rasgos de identificación del Centro, los propósitos pedagógico-didácticos y su estructura orgánica, los tres pilares fundamentales y caracterizadores de su escuela tricentenaria.

  3. RASGOS DE IDENTIFICACIÓN (IDEARIO).
  4. Los centros educativos La Salle se definen e identifican ante la sociedad boliviana por sustentar un conjunto de principios básicos fundamentales que enmarcan su actuación y filosofía.  Dichos principios son:

    2.1 Dentro del pluralismo que caracteriza a la sociedad actual al amparo de la libertad de expresión y de acción, dentro del orden social, la Escuela Lasallista, consciente de que "hay un proyecto de hombre encerrado en todo proyecto educativo",  se presenta como una opción católica a la libre elección del padre de familia. "Se caracteriza por la voluntad de poner los medios de salvación al alcance de la juventud mediante una formación humana de calidad y la proclamación explícita de Jesucristo".

    2.2 Aun sabiendo que el estudiante es una "personalidad en formación" la Escuela Lasallista defiende el respeto máximo a la persona: a su libertad, a sus peculiaridades, a sus ritmos de maduración y a su proyecto personal de vida.

    2.3 La escuela Lasallista cree en el hecho educativo como realidad dinámica y como agente de cambio hacia una sociedad más justa, solidaria y fraterna, a la que se proyecta.  Por eso está en la línea de transformar la escuela católica en una comunidad, centro de irradiación evangelizadora, mediante estudiantes, padres y maestros.

    2.4 El objetivo fundamental de la escuela Lasallista es la formación integral de la persona en su dimensiones psicofísica, afectiva, intelectual, social-productiva, política, moral y religiosa, proponiéndose formar integralmente al hombre y mujer bolivianos, estimulando el armonioso desarrollo de todas sus potencialidades, en función de los intereses de la sociedad.

    2.5 La escuela Lasallista sustenta una concepción humanista cristiana del hombre, de la vida y de la educación. Por eso promueve los valores que Cristo proclama en su mensaje de salvación universal: valores de dignidad y valores de justicia, y, sobre todo, valores de amor y valores de servicio. Considera indispensable la comunión de criterios y la coherencia ideológica, dentro de la escuela de profesores, estudiantes y padres.

    2.6 La Escuela Lasallista se inculturiza en el medio social en el que se encuentra inmersa -nación, región, comunidad local - respetando y asimilando los valores positivos de la herencia cultural de los pueblos en que se inserta y a los que quiere servir. Asimismo, y con idéntico fin, manifiesta su esfuerzo de "inculturización generacional" para sintonizar permanentemente con la "cultura juvenil" en rápida evolución.

    2.7 La escuela Lasallista aspira a ser para todos sus educandos la ´mediación crítica´ que permita hacer a cada uno la síntesis fe-cultura en una opción personal cristiana y libre.

    2.8 La escuela Lasallista pretende ser una "escuela vivencial de valores" para que el educando forme criterios de conducta que le permitan consolidar su propia identidad de hombre - mujer, de ciudadano y de cristiano.

    2.9 La responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos es primaria, inalienable e intransferible. Por eso, no se pueden desentender de esa sagrada obligación derivándola, sin más, a los educadores y a la escuela.

    2.10 La escuela lasallista  cree en la necesidad de una revisión crítica y evaluadora permanente de su actividad, de la coherencia entre proyecto educativo y estructura y de los resultados obtenidos.  Está abierta a la medición interna y externa de la calidad educativa y a las exigencias de cambio requeridas por la evolución de los tiempos.

    2.11 La Escuela Lasallista por su concepción humanista, cristiana y libre opta por la filosofía de la intraculturalidad e interculturalidad con los valores cristianos del respeto, la tolerancia y la solidaridad en un país plurinacional y multilingüe.

    2.12 La Comunidad Educativa conformada por la Dirección del Establecimiento, los Hermanos De La Salle, los educadores(as), los estudiantes(as), los padres de familia  y los estudiantes(as) son corresponsables en el desarrollo del proyecto como en el proceso educativo en la búsqueda de calidad y excelencia humana - cristiana, hecho del que se infiere el ´compromiso y la misión compartida´.

    2.13 “La escuela lasallista se incorpora a la misión de la Iglesia, para llevar el Evangelio al mundo de la educación.”

III. PEDAGOGÍA Y ESTILO EDUCATIVO LASALLISTAS

    Los Centros Educativos La Salle en el empeño por llevar a la práctica los principios fundamentales señalados ha hecho que, desde sus orígenes hasta hoy, hayan poseído una manera peculiar de proceder que les da fisonomía propia teniendo como base fundamental tres ejes: personalización, socialización y excelencia, que definen el espacio educativo que ofrece a sus estudiantes.

    1. PERSONALIZACIÓN
      1. Partiendo del conocimiento del estudiante y de su entorno (familiar, comunitario, nacional,...) el educador lasallista, por la aplicación de una PEDAGOGIA PERSONALIZANTE de acompañamiento, cultiva los valores humano-cristianos para lograr la integración constructora en la sociedad humana.

        Para llegar a conocer personalmente al estudiante emplea como medios eficaces: el diálogo franco y abierto entre estudiantes y profesores; la entrevista personal, la realización conjunta de actividades; el análisis atento de las pruebas psicopedagógicas; la relación con la familia y grupos de amistad; el análisis del marco socio-político-económico-religioso-moral de referencia. De todo esto se saca en conclusión la necesidad de aplicar una Pedagogía diferenciada según sea la situación real que presenta cada estudiante.

        Se sale así al paso al "permisivismo pedagógico" tan pernicioso como es frecuente en nuestros días, que consiste en ceder (en el hogar y en la escuela) a todos los caprichos del niño y del joven con el pretexto de respetar su personalidad, privándole así de un elemento indispensable, como es el contraste de pareceres y aun la renuncia a opciones equivocadas, en la formación de la voluntad y del carácter. "Educar no es dar al niño y al joven lo que pide, sino lo que necesita". 

      2. Los fines y objetivos de la Escuela Lasallista están necesariamente definidos en función de sus valores. Nuestra PEDAGOGÍA DE VALORES no consiste tanto en enumerarlos cuanto en entretejerlos en la trama de la vida de tal manera que lleguen a formar parte integrante de nuestro ser y se conviertan en modos de vivir en la escuela, en el hogar, en la calle, en la comunidad, en la profesión, en el trabajo.... pues pretendemos, evocando a Séneca, "educar no para la escuela sino para la vida".

        Los valores de la escuela deberán, pues, trascender los límites de su estrecho recinto para integrarse con los valores del mundo. En esta línea es importante, y aun necesario, poner la "escuela paralela" al servicio de la educación del individuo capacitándole para asumir una actitud frente a los poderosos estímulos de la educación informal.

        A pesar de todo, la escuela, en todos sus niveles, seguirá siendo -y de esto tenemos que estar muy conscientes- "lugar privilegiado" de la vida intelectual, moral y ética de los jóvenes, donde se propicia su verdadera maduración en un clima de libertad y respeto.

        La personalidad de cada uno viene definida por el inventario de los valores que sustentan en su vida. De ahí la importancia que tiene el que la Escuela Lasallista proclame y cultive los valores humano-cristianos que constituirán la base de sustentación de la personalidad de cada educando.

      3. La Escuela Lasallista concede una importancia capital a la PEDAGOGÍA DEL TESTIMONIO. "La escuela es el maestro". Los valores que transmite y cultiva son los valores que animan la vida del maestro, captados por la extraordinaria sensibilidad de los niños y de los jóvenes. Por eso se pide al maestro lasallista una exigente ética profesional, tanto actitudinal como operativa.

        En la pedagogía Lasallista se destaca, como agente educativo clave, el Profesor Tutor de Curso,  quien se responsabiliza de orientar a los estudiantes personalmente y en  grupo en el proceso de su maduración y de su formación. Su identidad deriva de sus funciones de líder, mentor, consejero y guía.

      4. El maestro Lasallista sublima su profesión de educador para hacer del ejercicio de la misma un "sacerdocio". Ministro de la Palabra de Dios, vive y anuncia el Evangelio en la escuela. Por la "evangelización de la inteligencia"   induce al joven a realizar en su vida la necesaria síntesis de la cultura y la fe.

        El quehacer educativo adquiere gran relieve para el maestro lasallista al saber que está haciendo la "obra de Dios", que es "ministro de Dios" y "dispensador de sus misterios", nos dice "La Salle. La escuela Lasallista busca ser el "lugar de encuentro" de la cultura y de la fe para todos los integrantes de la Comunidad Educativa Escolar.

        La escuela Lasallista humaniza al hombre mediante la cultura ya que como dice el Documento de Puebla en un sentido esencial, cultura indica todo aquello que ayuda a la persona a llegar a un nivel verdadero y plenamente humano.

        "La tradición viviente de la Escuela Lasallista se ha empeñado en integrar la fe en Jesucristo dentro de la vida cotidiana de los jóvenes; se ha preocupado siempre por unir estrechamente el esfuerzo de evangelización con el trabajo civilizador y el acceso a la cultura".

        Para conseguir el objetivo esencial de evangelizar la inteligencia, la Escuela Lasallista, que es ante todo escuela cristiana, emplea cuantos medios están a su alcance:  organización, métodos, jerarquización de contenidos y actividades, oración frecuente, reflexión diaria,pastoral y en el área de Valores, Espiritualidades y Religiones (VER).

        "Al decir escuela cristiana yo entiendo una escuela donde el ambiente religioso, el sentido de comunidad, la organización las prioridades, todo indica a las claras que la escuela es cristiana. La oración en la escuela, quizá al empezar y terminar la clase, es considerada como normal. Existen jóvenes de diferentes edades. Se da preferencia a este programa en el plan de estudios, en el horario y en el presupuesto. La escuela cristiana es una escuela en la cual existe un programa cuidadosamente organizado de ministerio pastoral juvenil: un programa que procura oportunidades para la oración, para la Eucaristía y el Sacramento de Reconciliación, para retiros, para entrevistas y para dirección espiritual, para la participación en grupos de oración, comunidad y servicio, etc." 

        En la Escuela Lasallista la Pastoral desborda la "hora" o "clase" de Religión para impregnar toda la actividad escolar y preescolar. De alguna manera, son responsables de la pastoral, no sólo los profesores del área de VER, sino todos los miembros de la Comunidad Educativa Escolar. Y el mismo desarrollo de todo el Proyecto Educativo debe constituir para todos una catequesis vivencial.

        Por estos medios se pretende dar una intensa formación en valores espirituales que comprende el conocimiento de la fe, la celebración de la fe y vigencia de la fe.

    2. SOCIALIZACIÓN
      1. La Escuela Lasallista procura desarrollar la DIMENSIÓN APOSTÓLICA DE LA VIDA DEL LAICO CATÓLICO, estimulándole a compartir la misión de Juan Bautista De La Salle.

        Uno de los rasgos más significativos de nuestros tiempos es la participación social que, en lo referente a la vida se presenta cada día más como una exigencia de la conciencia civil.

        El dinamismo de participación constituye para todos y cada uno de los fieles católicos una llamada a asumir su vocación y misión de laicos con la seriedad y responsabilidad que corresponde a su pertenencia a la Iglesia. Los cristianos todos, sin excepción, estamos llamados a construir la Iglesia de la que formamos parte. Este enunciado, tan simple en apariencia, es para cada uno de nosotros ideal, consigna y programa.

        "Tengan en cuenta, nos dice La Salle, que deben trabajar mediante la profesión en edificar la Iglesia..., instruyendo a los niños,... y considerar su empleo por el bien de la Iglesia con el del Estado, del cual los discípulos empiezan a ser, y deben serlo un día más perfectamente, sus miembros".

        La escuela Lasallista insta a sus estudiantes y los prepara a ser "luz", "sal" y "levadura en medio del mundo, en su vida familiar, profesional y social, cumpliendo lo que decía Tertuliano: "Un cristiano predica donde está".

      2. La Escuela Lasallista con su Pedagogía de valores, practica UNA PEDAGOGÍA CON PROYECCIÓN DE JUSTICIA SOCIAL desde sus mismas aulas. Para esto facilita al estudiante un conocimiento directo de la realidad sociopolítico y económica del país como estímulo de su  compromiso, ya desde los años de la escuela, en la construcción de un mundo mejor en el que impere la justicia y la paz. Por eso, los contenidos programáticos del pensum escolar se seleccionan teniendo en cuenta la realidad del estado plurinacional para que los hombres que contribuyen a formar sean útiles a la sociedad, puedan integrarse en ella de manera constructiva y productiva,  y coadyuven a la consecuencia del vivir bien, buscando siempre el bien común.

      3. La Escuela Lasallista considera esencial para todos sus estudiantes la EDUCACIÓN PARA LA PROMOCIÓN DE LA JUSTICIA Y DE LA PAZ. Y pretende lograrlo, entre otras por las acciones siguientes:
        • Instruir sobre el objeto y la obligatoriedad de la justicia: dar a cada cual lo que le es debido para que haya igualdad entre su derecho y nuestro deber, y viceversa.
        • Concientizar sobre el problema social, que se plantea en términos de una escandalosa desigualdad en la distribución de la riqueza que, de derecho, pertenece a todos.
        • Analizar crítica y serenamente las causas que producen  situaciones de injusticia y violencia presentes en la realidad nacional e internacional.
        • Buscar soluciones posibles y los medios para aplicarlas.

        • Contribuir a la convivencia armónica y equilibrada del ser humano con la naturaleza y el medio ambiente frente a toda acción depredadora, respetando y recuperando las diversas cosmovisiones y culturas.
        • Inculcar la necesidad personal de constituirse en agente de cambio social cualquiera que sea el punto o la situación en que cada uno se encuentre.
      4. El proyecto educativo de la Escuela Lasallista sólo puede tener éxito siendo una empresa conjunta de la COMUNIDAD EDUCATIVA ESCOLAR que se fundamenta en la comunión de criterios, la participación y la interdependencia.

        La comunidad de criterios, convergentes en el Ideario, es premisa básica imprescindible para la construcción de la Comunidad Escolar y constituye la condición, sine qua non para pertenecer a ella.

        La participación, en este caso, se presenta no como un derecho que uno sería libre de ejercer a voluntad, sino como deber ineludible para todos los asociados. Se tienen en cuenta tres criterios básicos de participación: La corresponsabilidad, la subsidiariedad y la globalidad.

        La interdependencia implica un compromiso solidario frente a la misión educativa cristiana asumida por la Comunidad Escolar, y debe manifestarse en un beneficio mutuo de todos y para la eficacia de la misión común.

        La Comunidad Educativa Escolar (padres, educadores y educandos, fundamentalmente) deberá ser un organismo vivo y operante capaz de brindar a todos:

        • El medio de cultivo para los valores.
        • El clima de confianza que permita la realización personal sin inhibiciones ni complejos.
        • El lugar de encuentro para las relaciones interpersonales significativas o dialógicas.
        • La orientación adecuada y oportuna a padres, maestros, estudiantes para que puedan protagonizar con eficacia sus respectivos roles.
        • El ambiente propicio a la opción personal por la fe y la vida cristiana, principalmente por el testimonio ejemplar de padres y maestros.
        • Una educación renovada acorde con los tiempos que corren.

        El instrumento de trabajo de la Comunidad Escolar es el Proyecto Educativo del Colegio de cuya elaboración, ejecución y evaluación son todos sus integrantes igualmente responsables.

      5. La Escuela Lasallista es una escuela de fraternidad en que se cultivan las virtudes humanas y cristianas que producen opimos frutos de amistad, lealtad, colaboración,... que perduran a lo largo de los años entre los verdaderos lasallistas y hace que exalumnos, estudiantes, padres, profesores y Hermanos nos proclamemos y nos sintamos "Una Gran Familia".

        Esta fraternidad tiene un triple fundamento: Teológico; todos somos hijos de Dios y "miembros del Cuerpo Místico de Cristo". Antropológico: básicamente, todos los hombres somos iguales y necesitamos amar y ser amados. Sociológico: el hombre, ser eminentemente social, sólo se realiza en sociedad.

        Desarrollamos la PEDAGOGIA DE LA FRATERNIDAD por:

        • El trato afectuoso a los estudiantes. Nos dice San Juan Bautista de La Salle: "Deben abrigar para con ellos (los estudiantes) particularísimos sentimientos de ternura, y procurar su bien espiritual cuanto les sea posible, por considerarlos miembros de Jesucristo y sus predilectos... Hagan patente, por los cuidados que les prodiguen, que los aman de veras".

          El maestro lasallista es el amigo experimentado que escucha al muchacho y departe con él; el orientador que le ayuda a construir sus propias convicciones; el animador que le estimula a la actividad y la alienta en su decaimiento; el consejero, siempre disponible, corresponsable con el mismo estudiante de su educación.

        • La educación en una "Ética del Bien Común" de modo que, cuando se requiera, el individuo sea capaz de sacrificarse, renunciando a las propias comodidades cuando éstas atentan en contra del mayor bienestar o de la armonía del grupo.
        • El diálogo, la participación y la colaboración. Por eso el estudiante debe integrar grupos con los demás estamentos de la Comunidad Escolar para elaborar, ejecutar y evaluar al Proyecto Educativo del Colegio, tomando parte activa con voz y voto en as tareas que estén a su alcance y en la opción por las alternativas que se presenten. De este modo se sentirá coautor de un proyecto creado por él y para él no "objeto" pasivo de una programación impuesta desde arriba. En estas condiciones asumirá, con gusto, las responsabilidades que conciernen, de acuerdo a su capacidad y competencia, en la vida y en la marcha de la Comunidad Escolar.
        • La educación preventiva juega un papel importante en la Pedagogía Lasallista, y contribuye a fomentar el "buen espíritu" en la escuela. Consiste fundamentalmente en un acompañamiento afectuoso y solícito a cada estudiante y al grupo de la clase, interesándose por cuanto se relaciona con el proceso de su educación integral. Aquí también se cumple a cabalidad el viejo adagio: "es mejor prevenir que curar".
        • El ejercicio de la autoridad como servicio a la comunidad y a las personas contribuye poderosamente a crear el ambiente de fraternidad en la Escuela Lasallista.
      6. La Escuela Lasallista, al comportarse cada vez más como organismo vivo, desarrolla la PEDAGOGIA DE LA CREATIVIDAD. Ya es solamente estructura. Es cauce para desarrollar la personalidad y no mero mecanismo para el aprendizaje.

        Para lograrlo de paso a las nuevas concepciones didácticas en que la memoria cede terreno a la imaginación creadora, la actitud predominante receptora al protagonismo, la lógica deductiva a la intuición, y el rendimiento personal a fórmulas de trabajo asociado.

        Nuestra escuela se muestra creativa al organizar la acción docente en base a los objetivos propuestos y no sólo a los contenidos que se transmiten

        La Pedagogía creativa exige la actualización permanente del maestro lasallista al ritmo del cambio de los tiempos: el maestro que deja de leer debería dejar de enseñar.

      7. Para que la Escuela Lasallista marche bien se requiere una estructuración adecuada de las distintas funciones (subsidiariedad) dentro de una organización inteligente que coordine los esfuerzos de todos en una DISCIPLINA CREADORA DE TRABAJO Y ARMONIA, condición para una educación de calidad.

        Se podría definir la educación escolar como la ciencia y el arte de lograr el crecimiento de la personalidad del niño y de joven. Esto significa un paso gradual de niño al hombre. La autoridad y la tutoría del maestro juegan un papel crucial en esta formación, y el educador, como también el padre, debe tener el talento de ir disminuyendo el ejercicio de su función autoritaria y tutorial en la medida en que la personalidad del educando crece.

        La disciplina es absolutamente necesaria para aprender. El maestro lasallista ayuda al estudiante a autodisciplinarse:

        • Creando un clima de libertad y responsabilidad que favorezca el trabajo, la creatividad, la formación individual y la relación interpersonal. La Escuela Lasallista promueve la libertad de los jóvenes, pero teniendo en cuenta que el aprendizaje de la libertad es inseparable de la educación a la responsabilidad.

          El exceso de autoridad, el autoritarismo, aplasta, y el exceso de libertad, el liberalismo, corrompe.

          La imposición no educa. Toda educación debe ser aceptada y querida.

        • Haciendo que la libertad personal se supedite al bien común. Todo acto que perjudique a los demás es un abuso de libertad. Por eso inculcamos amor, altruismo, sentido de "juego limpio", respeto a los derechos ajenos, aceptación de la crítica constructiva, cumplimiento de las promesas, obediencia a la autoridad, aceptación de la derrota a del fracaso, puntualidad,...
        • Previniendo mediante la planificación, el conocimiento de normas y reglamentos, la delegación de funciones, el ascendiente y el prestigio del maestro.
    3. EXCELENCIA
      1. La organización, la coordinación y la disciplina son determinantes de la CALIDAD DE SERVICIO EDUCATIVO en la Escuela Lasallista. El parámetro de la calidad educativa que logra la persona es el grado en que consigue los fines y objetivos de una educación integral.

        "Lo primero que importa es que las escuelas lasallistas, sean cuales fueran su naturaleza y estado, se caracteriza por la calidad de los estudios y la seriedad de la formación, como exigidas ambas por la honradez profesional y la dedicación a los jóvenes y a la sociedad".

        Para lograr una educación de calidad, se esfuerza por:

        • Desarrollar capacidades-destrezas, a la par que valores-actitudes para lograr una formación integral.
        • Enseñar a pensar, más que a memorizar pensamientos ajenos.
        • Habituar a una disciplina de trabajo personal y de equipo, más que a la realización impulsiva e intermitente de tareas.
        • Enseñar a encarar objetivamente los problemas de la vida que se van presentando, más que proporcionar una colección de soluciones descarnadas e impersonales.
        • Ayudar a adquirir una fuerte conciencia moral.
      2. LA PEDAGOGIA DE LA RECREACION encuentra su justo lugar en la escuela Lasallista que fomenta las artes en todas sus manifestaciones, así como la cultura física y el deporte en todas sus formas como escuela de formación y forja del carácter.
      3. LA EVALUACION EDUCATIVA en la Escuela Lasallista es un proceso holístico permanente, realista, estimulante e instrumento para la reflexión y toma las decisiones institucional, docente y de toda la comunidad educativa. Abarca todo el campo del quehacer educativo:
        • El análisis de los objetivos, su concretización y/o actividad.
        • La Planificación Curricular y su concordancia con el Proyecto Educativo Socio Productivo del Centro.
        • El paradigma pedagógico socio-cognitivo humanista.
        • La metodología y la didáctica empleadas.
        • El rendimiento escolar en la construcción de conocimientos, procesos y actitudes.
        • La educación transversal aprendida individualmente y en grupo.
        • El grado de competencia de valores humanos - sociales y cristianos logrados.
        • La funcionalidad de materias didácticas e infraestructura.

        Como se ve, la evaluación es un diagnóstico para tomar decisiones que sólo tiene sentido en la medida en que da lugar a un pronóstico y a un tratamiento coherente con las instituciones del centro educativo y los objetivos.

      4. Integrada en el proceso educativo total de la Escuela Lasallista está la PEDAGOGIA CORRECTIVA que sale al paso de los bajos rendimiento y del fracaso escolar.

        Para ello aplica las técnicas de la Recuperación Educativa, en procura de la nivelación en actitudes, conocimientos y aptitudes de los estudiantes rezagados en el aprendizaje.

      5. Partiendo de la inculturación en el medio, la Escuela Lasallista aporta, con creatividad, el saber de su experiencia tricentenaria a la consecución de una FIDELIDAD DINÁMICA a los principios fundamentales y los renueva mediante la formación permanente de sus maestros.

        Las dos vertientes de la fidelidad hacia la tradición y hacia el progreso hacen que esta fuerza constructora de la personalidad tenga dos componentes: una estática y otra dinámica. Sólo la resultante de ambas es verdadera fidelidad. El calificativo de dinámica, sin restar nada a la necesidad de mantener fijo el rumbo hacia la meta, añade la posibilidad de aumentar el impulso.

        La fidelidad dinámica pretende dar respuesta a las situaciones del momento, lo que puede exigir opciones difíciles que sólo se podrán hacer, de manera acertada, previo conocimiento de las personas y de los ambientes en que se desenvuelven.

        Fidelidad no es sinónimo de inercia, sino de creación, de búsqueda, de preocupación por estar al día, de renovarse (hacerse actualmente nuevo). La fidelidad dinámica es, por lo tanto condición y medio de superación y de progreso para la educación lasallista.

política de calidad

La Unidad Educativa La Salle La Paz, está comprometida a brindar una educación de calidad, desde la mejora continua, a través de su modelo de liderazgo, administrando los recursos humanos y físicos con integridad; gestionando adecuadamente el funcionamiento de sus procesos, con un trabajo de equipo; fortaleciendo el plantel docente calificado, estimulando la creatividad e innovación; y construyendo alianzas y redes para el desarrollo de una cultura de excelencia con la familia y los miembros de la  comunidad.

CUADRO DE PROCESOS

ESTRATÉGICOS
  • Gestión Directiva
  • Gestión de Calidad
  • Monitoreo y Medición
OPERATIVOS
  • Gestión Académica
  • Gestión de Pastoral Educativa
DE APOYO
  • Gestión de Desarrollo Humano
  • Gestión Administrativa
  • Gestión Financiera

valores

Los valores que sostiene el Colegio La Salle, y que a la vez queremos transmitir a nuestros estudiantes son:

  • Responsabilidad y autodisciplina

    Estimulando el cumplimiento de deberes y obligaciones, desde lo individual hasta lo colectivo en el marco de la subsidiariedad.

  • Respeto a la naturaleza

    Valorando, preservando y protegiendo la naturaleza y al medio ambiente.

  • Creatividad

    Buscando cauces para desarrollar la originalidad, la intuición, el espíritu crítico y la autonomía, e igualmente los utiliza para el desarrollo de su actividad principal y la resolución de problemas.

  • Convivencia

    Proporcionando los medios para que entre todos los miembros de la Comunidad Educativa se desarrollen las relaciones de respeto, amistad; el aprecio por la propia cultura y las otras.

  • Justicia

    Promoviendo la Paz, la Solidaridad y los Derechos Humanos y los del Niño. También proporcionando a estudiantes, padres y educadores proyectos solidarios que educan actitudes de servicio, y promociona el voluntariado.

  • Interioridad

    Fomentando la espiritualidadde los miembros de la Comunidad Educativa: cultivando la autoestima de los estudiantes, enseñándoles a comunicar sus vivencias y sentimientos, ayudando a desarrollar la capacidad de admirarse, a valorar el silencio, a ser sinceros y a ser personas agradecidas.

  • Trascendencia

    Motivando a los miembros de la Comunidad Educativa a estar en contacto con los valores del Evangelio en sus vidas.


Autoridades

# Nombre Cargo
1 Hno. Dr. José A. Díez de Medina F. Director
2 Hno. Mgr. Pedro Jiménez Marin Sub-Director
3 Prof. Ing. Ramiro Gutiérrez Pérez Coordinador Nivel Secundario
4 Prof. Lic. Elba Peralta de la Quintana Coordinadora Nivel Primaria
5 Prof. Grethel Fernández Mariaca Coordinadora Nivel Inicial
6 Sra. Ma. Clara Valda Cárdenas Secretaria
7 HSr. Javier Ticona Limachi Biblioteca
8 Sr. Carlos Oquendo Mendoza Audiovisual
9 Sr. Agustin Waldo Cabrera Transporte
10 Sr. José Luis Loza Cabrera Portería
11 Srta. Maritte Mendez Escalera Portería
12 Sr. Grover Quispe Mamani Portería